Tu seguro desde 9,99€ al mes

Líquidos refrigerantes

Glosario Líquidos refrigerantes

Los líquidos refrigerantes empleados en automoción son compuestos químicos basados en etilenglicol que ayudan a regular la temperatura.

Significado de líquidos refrigerantes

Estos líquidos están formulados a base del compuesto químico etilenglicol y sirven para proporcionar protección al motor frente a temperaturas extremas. Además, suelen contar con aditivos anticorrosión para proteger también los componentes metálicos del circuito y mantenerlo limpio y en condiciones adecuadas para su correcto funcionamiento.

Entre sus componentes están, el agua destilada, el anticongelante, el bórax, un antiespumante y un colorante.

Hello Auto es el seguro de coche que te permite un ahorro real de hasta 50% en precio de tu seguro año tras año.  Calcula tu seguro y pruébalo gratis durante el primer mes.

Importancia de los líquidos refrigerantes

La principal función que desempeñan los líquidos refrigerantes es la absorción del calor producido en los motores de los vehículos para evitar posibles sobrecalentamientos.

Además, como cuentan con anticongelantes, y por lo tanto resisten muy bien las bajas temperaturas, reducen el punto de solidificación de los líquidos y evitan que las piezas y líquidos se congelen en invierno, lo que provocaría daños graves en la mecánica del automóvil.

Finalmente, también realizan una función lubricante, al limpiar y proteger frente a la oxidación las piezas de todo el sistema de refrigeración mediante sus componentes anticorrosivos.

Cambios y mantenimientos de los líquidos refrigerantes

A medida que pasa el tiempo, los líquidos refrigerantes pierden propiedades, disminuyendo sus capacidades para transmitir y regular la temperatura, lo que provocaría sobrecalentamientos o congelaciones del sistema. Para evitarlo, es necesario controlar su nivel regularmente y sustituirlo en el momento adecuado.

Se recomienda la sustitución de los líquidos refrigerantes cada 40.000 kilómetros o al pasar dos años, para garantizar de esta forma un rendimiento correcto. Existen causas que pueden obligar a sustituirlo como son la suciedad, descoloración o que se encuentren por debajo del grado de congelación. Es necesario también, realizar una revisión de los líquidos refrigerantes cada 20.000 o 30.000 kilómetros.

Como los líquidos refrigerantes cuentan con colorantes en su composición, en el supuesto caso de que existiera alguna fuga en los conductos de refrigeración del vehículo, podrían ser fácilmente detectables.

Líquido de frenos término anterior
siguiente término Llanta

Consigue el dispositivo más avanzado

149 € GRATIS con tu seguro

Image placeholder

¿Te podemos ayudar?

Llámanos al 954 051 095 y te resolveremos todas tus dudas.